CANTIDAD DE VISITAS

¡ ADVERTENCIA !

¡ ADVERTENCIA !

LAS PINTURAS E ILUSTRACIONES REALIZADAS POR PABLO ALONSO CONSTITUYEN UNA APOLOGÍA DEL COLOR A LA MENTE, DEBIDO A QUE PRESENTAN ALTOS NIVELES DE CONTENIDO CROMÁTICO.
TRANSLATE THIS PAGE: You can translate this page in these languages​​:
NOTA LEGAL:

Ilustraciones pinturas de Pablo Ariel Alonso.
Prohibida la reproducción de las mismas. No se permite la reproducción parcial o total de las obras de Pablo Alonso, ni su incorporación a un sistema informativo, ni registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, en cualquier forma o por cualquier medio, sea mecánico, fotoquímico, magnético, electrolítico, seaelectrónico o mecánico, mediante fotocopias, digitalización u otros medios, sin el permiso previo por escrito del autor.

Copyright © Pablo Ariel Alonso 2017
_______________________________________________________________________________
Pablo Alonso: Artista plástico, pintor, dibujante e ilustrador argentino, venido al mundo el 3 de Diciembre de 1977 en la ciudad de Buenos Aires, en Adolfo Alsina y Pasco (Balvanera). Dibujando los comienzos de la vida entre los edificios del Barrio Piedrabuena , Villa Lugano, ciudad de Buenos Aires. En el año 1993 se radica en San Clemente del Tuyú. Las ilustraciones que agonizaban herméticamente en cajones y libros, fueron resucitadas debajo de miles de árboles sanclementinos a mediados de la primer década del tercer milenio. Las pinturas que en este sitio verán, surgieron en la coexistencia de la permanencia de este artista en las ciudades argentinas de San Clemente del Tuyú y La Plata.

Actualmente cursa el profesorado en Artes Visuales en el Instituto de Educaciòn Superior Municipal de Bellas Artes, con sede en San Clemente del Tuyú, Partido de La Costa.

Sus obras han sido publicadas en la revista 300 de la ciudad de Azul en el 2008, en el anuario Avatares en el 2014 y en el diario El Pionero del Partido de La Costa.

Con su poema "150 años lavallenses, ayer y hoy", formo parte del libro "Antología póetica del sesquicentenario de General Lavalle", publicado por la Municipalidad de General Lavalle en el 2015.


Desde el año 2008 ha participado en numerosas muestras plásticas, realizando exposiciones individuales en la Casa de la Cultura del Partido de La Costa, en los centros culturales municipales San Clemente, Zona Norte (San Clemente) y Zona Sur (Mar de Ajó) del Partido de La Costa, Museo Historico y Ciencias Naturales de Mar de Ajó, Centro Cultural Estación Provincial de La Plata y en el Festival de Tango de Valentin Alsina, como así también a participado de muestras plásticas individuales y colectivas en diversos bares culturales de las localidades de La Plata, San Clemente del Tuyú y Mar del Tuyú.
Formo parte del XV Salón de Pintura Arte Tango de Tandil 2013 y en exposiciones colectivas en el Centro de Cultura y Comunicación y en el Museo Municipal de Bellas Artes de La Plata.

CONTACTOS

_______________________________________________________________________

CONTACTOS


E-mail: pabloalonso.artistaplastico@gmail.com

Teléfono: 02252 15481904

Facebook personal: www.facebook.com/pabloariel.alonso

Para seguir las nuevas pintura y novedades sobre la actividad artistica de Pablo Alonso: www.facebook.com/pabloalonso.artistaplastico


NOTICIAS RECIENTES

Poemas de Pablo Alonso

Aquí estan escritos mis poemas, 
para que los poemas no se pierdan.

Pablo Alonso


INTROSPECCIONES ENTRE CAFETINES




"A los cafetines y bodegones,   
ambrosía de estos escritos"

Pablo Alonso




Soy pinceles, argentino, rioplatense, sanclementino, mezcla de calabreses, gallegos, yoruguas, tango, milonga y candombe.
Nací en 1977 en Balvanera, el barrio donde alguien una noche lejana dejo caer el nombre de un tal Jacinto Chiclana. Mientras que el Partido de Morón, con el nombre de la calle “Tuyú”, me dio una predestinación en el tiempo futuro geográfico de pertenencia, aunque previo a ello, me vio llegar un barrio que en 1908 fue fundado por el ferrocarril y que el suizo Soldati llamo a esa estación de tren con el nombre de su ciudad natal: Lugano.
Al cumplir los tres lustros de existencia la puerta del mar argentino donde el Rio de la Plata se hace inmortal, me recordó aquel nombre de aquella calle Tuyú del barrio Villa Sarmiento.
Me reencontré con el Tuyú, ese rincón bonaerense que marcaría de allí en más mi procedencia de San Clemente del Tuyú, que salta como un reflejo automatizado en el cuerpo, en la diagonal del destino hacia el comienzo del  tercer milenio.
En el primer Noviembre del siglo XXI, La Plata y su bienvenida del perfume de los tilos, atrayentes, inevitables cuan melodía de Orfeo. La Plata, la de los tangos y la pintura, historias y poesías, armonías que reflejan lo que dentro del cuerpo se expande por fuera y por dentro de  esas cuatro circunvalaciones, que en los días de lluvia enjuaga las veredas y hace ruborizar la piel del lago del Parque Saavedra platense, el mismo cielo donde de la Republica del Barrio Meridiano V, vieja Estación Provincial, sobre tus adoquines se deslizan mis huellas, rumbo a las luces tenues de 71 y 17, hacia la Cruz del Sur reflejada en el mar donde el Rio de la Plata se hace inmortal.

Pablo Alonso                                                                  
San Clemente del Tuyú, 3 de Diciembre de 2012



"Sobre tus mesas que nunca preguntan"

Enrique Santos Discépolo

"Refugio fiel,
de la amistad junto al pocillo de café"

Eladia Blázquez


"Me leyó una gitana en la borra del café que vuelve el tango...
Se escapó de enredadas partituras,
los que no lo conocen lo pedían,
alguien lo dio por muerto, ¡qué locura!
si era siesta, nomás, la que dormía."

Jorge Pandelucos (Alorsa)




ENTRE CAFETINES

Entre cafetines fluye
el vocabulario lunfardo,
cotidiano y contemporáneo
Cafetín de la esquina,
donde la arquitectura
son tus parroquianos y diálogos.
Cafetín de antaño
donde peregrinos
hacen de tus mesas: La Meca.

A vos cafetín del tiempo
va dedicada esta escritura,
que desde una de tus mesas
surgieron estas palabras.

Pablo Alonso                La Plata, Junio, 2013





"El hecho es que en lugar de decidir su cremación, condescendemos en enterrar el manuscrito en un cajón de nuestro escritorio, hasta que un día, cuando menos podíamos preverlo, comienzan a salir interrogantes por el ojo de la cerradura."

Oliverio Girondo




INTROSPECCIONES 
ENTRE CAFETINES


CAPÍTULO I: 
"LAS INTROSPECCIONES"



A ELLA

Si entre pensamientos me encuentras,
en la noche silenciosa que conversa,
la noche anidara entre tus ojos,
 el destino escrito que ira delatándose…
como en puntitas de pies.

Allí cuando me encuentre entre tus pensamientos,
mi imagen circulara en tu alma,
te abrazare sin abrazarte…
y sin nombrarte estarás nombrando.

La noche entonces será como el paisaje
de la esquina donde se citan las almas,
será como sueños en portales…
en esa dimensión donde
se concretan los perdidos reencuentros.

Alli me estarás leyendo,
con la sonrisa cómplice…
con la señal de tus ojos asintiendo.



FRASES DECIMAS

I
"LA AMISTAD ES LA AMBROSIA DEL ALMA"

 II

"Siesta entrecortada de bondi, dormitar en el asiento del tren,
 sueños cortos con clara definición...
y el cabeceo oportuno que antecede al encuentro"

III

"A los Dioses descastados, amurados,
Dionisio de ley seca y Afroditas de Desamores, 
condenados a ser marionetas del destino, 
en andas solitarias por la eternidad."

IV

"Quizás en ese presentimiento de esencia canina,
busca la sed en la arena,
como se busca la esencia entre tanta apariencia.
Como perros que sin palabras dicen tanto,
ese espíritu noble de miradas acompañantes,
de esa intuición que se adelantan a los hechos"

 V

"Mientras el sol marchita las veredas,
las voy regando con mi sombre”

VI

"Retratar lugares cotidianos genera una identificación,
en quienes han recorrido esos sitios,
donde el interior busca al exterior,
para continuar fluyendo”

VII

"Los dibujos y pinturas son un medio de expresión,
es ser uno mismo en un paisaje interno, que habla por sí solo.
La pintura no se encuentra apartada de quien la crea,
No se encuentra afuera, está dentro de uno”

VIII

 “La vida atesora historias,
que permanecen allí intactas.
No las destruye el tiempo…
Y permanecen intactas.
Cuando esas historias,
Lo han hecho a uno mismo”


IX

"A veces...
la oscuridad de la noche
es más espesa que el propio sueño”

X

 "La pintura como los sueños nos da la posibilidad de encontrarnos con lo inasible"



ENSOÑACIÓN

Que el olvido no erosione a la memoria.
Que el llanto no sea solo atributo de la tristeza.
Que el silencio no sea omisión,
porque entre diálogos silenciosos
sin pronunciar palabras
confluyen las conversaciones
que deambulan en la memoria.
Que los sueños sean abrazos
de encuentros con lo inasible.
Que las piedras sean solo minerales geológicos, sin ser acusaciones.
Que los cuervos sean solo aves libres de personificaciones humanas.
Que el viento lleve en sus huellas el nácar de la lluvia…
y que tus parpados secos, se renueven con lluvia de tus ojos



SONRISAS DEVALUADAS

Cuantas sabanas de catre de otario  he gastado ante quienes
no mezquinan su impostura. 

 Cuánto tiempo más tardare en desayunarme…
que son imágenes de muchas noches
que pronto se apagaran.

Sabré al fin que el tiempo vivido
es testigo de sonrisas devaluadas.



TESTAMENTO PICTÓRICO

Mis pinturas saben lo que no hablo.
En ellas estoy presente.
En ellas se escribe mi historia,
mi autobiografía, representan mi vida
Serán mi residencia...
donde ellas se encuentren.



NOCHES PLATENSES

Clima agradable nocturno
con las melodías de un piano,
que suena pero que no interrumpe
a la tranquilidad de la noche.

Donde la tranquilidad
circula entre los cuerpos,
armonía que descansa…
y se sienta en el suelo de las almas.

Noches de agradable penumbra,
tangos de Piazzolla,
rupturas de melodías
entre armoniosas partituras,
Dionisio con bandoneón.

Oscuridad de la noche
más espesa que el propio sueño.
Noches de melancolía climática
en las que quisiéramos
que templen nuestras almas,
el calor de un ambiente de guitarras.

Canción táctil,
melodías de voz palpable.
Prisma de melodías,
caleidoscopio cromático
hacia los pliegues pictóricos
más recónditos del cerebro.



LA PIANISTA

Desde una habitación
suenan las melodías de un piano,
con el suave e intimo vibrar de las cuerdas.
La música es compañía y cómplice,
de un dialogo interno.
Cuando las teclas suenan por sus manos,
el piano sueña que tiene un alma.



MELODIAS DEL BOSQUE

En el claro del bosque
se filtran los rayos de sol,
criaturas que fluyen,
crean senderos que se fusionan
y nos guían camufladas en melodías
hacia la profundidad del bosque.



NEFER MERUT

Refugio intimista en el bosque,
el árbol acobija un beso...
amnesia de los labios,
dos cuerpos creando raíces fractales.

Acá clima Odeón,
sitio atemporal,
dialogo de los cuerpos.
Abrazo tus silencios,
que conversan junto a los míos.

En los paisajes oníricos,
persiste tu presencia...
hasta ver que vuelves a nadar...
dentro de lo acuoso de mis ojos,
cuando me veo habitando dentro de los tuyos.

Se oxigenan los ojos y el alma,
asciende por la piel,
gravitando, cayendo... y levitando.



GOTAS KAMIKAZES

Llegare más cuando los aromas de los tilos
quizás no sean más que el recuerdo en mi nariz
y la tenue luz otoñal serán acrílicos licuándose en vinos,
bajo la mirada de ventanales con insomnio.

Los aromas volverán en lágrimas de estación,
como queriendo retener en la memoria
un tren que no volverá a pasar
y solo hará crecer el yuyo de la vía muerta
en la vieja estación.

Como lágrimas cayendo durante una lluvia,
sobre una calle de alquitrán...
¿Acaso no son kamikazes las gotas
al estrellarse contra el asfalto estéril?



RE-CORDIS

A veces la oscuridad de la noche
suele ser más espesa que el sueño.
Hay otras almas que nos acompañan.

Los recuerdos prolongan el tiempo,
cuando el pasado acompaña al presente.
A Veces los sueños...
son encuentros con sonrisas añoradas.

Haciendo presente querencias inasibles  
que nos acompañan desde un lugar
donde encontraron su actual morada: el corazón,
aquellos seres que nos antecedieron.

Que encontraron en la sonrisa de una niña,
su mejor refugio como en las melodías de un piano.
Como el ayer que regresa en el hoy... y en el mañana.
No por coincidencia, recordar significa:
"Volver a pasar por el corazón"



OJOS ENTRELAZADOS

Preparo una soga con mi vista,
buscando el brillo dentro de mis ojos oscuros.
Mis ojos disparan señales secretos.
Entrelazo tus pupilas,
que son dos círculos inquietos.
El dialogo visual,
son túneles cilíndricos y centrífugos,
que buscan el destello.
A la velocidad de la luz,
me estrelle en tu cornea.
Primero vi tu cara,
luego tus ojos,
después… la nada.



ÁCA CLIMA ÓDEON

Llegare más cuando los aromas de los tilos,
no sean más que el recuerdo en mi nariz.
Los aromas volverán en lágrimas,
cayendo durante una lluvia
sobre una calle de alquitrán...
¿Acaso no son kamikazes las gotas
al estrellarse contra el asfalto estéril?

Que el llanto no sea solo atributo de la tristeza.
Que el silencio no sea omisión,
porque entre diálogos silenciosos
confluyen conversaciones
que deambulan en la memoria.

Que el olvido no erosione a la memoria.
Que los sueños sean abrazos
de encuentros con lo inasible…
y que la luna percibiendo al día,
crea que se trate de su ensoñar.

En los paisajes oníricos,
persiste su presencia...
hasta ver que vuelves a nadar...
dentro de lo acuoso de mis ojos,
cuando me veo habitando
dentro de los tuyos.

Se oxigenan los ojos y el alma,
asciende por la piel,
gravitando, cayendo...
y levitando.

Acá clima Odeón,
sitio atemporal,
dialogo de los cuerpos.
Abrazo tus silencios,
que conversan junto a los míos.

Refugio intimista en el bosque,
el árbol acobija un beso...
amnesia de los labios,
dos cuerpos creando raíces fractales.
Donde la tranquilidad
circula entre los cuerpos,
armonía que descansa…
y se sienta en el suelo de las almas.

Sitio del viaje de las almas,
que pasan a ser nómades,
instantes posteriores al amanecer
.

En el claro del bosque
se filtran los rayos de sol,
que crean senderos,
que nos guían camuflados en melodías
hacia la profundidad del bosque,
junto a las prosas silenciosas
que convierten la tarde en noche.

Noches de melancolía climática
que templan nuestras almas,
el calor de un ambiente de guitarras.
Prisma de melodías,
hacia los pliegues pictóricos
más recónditos del cerebro.

Clima agradable nocturno
en las melodías de un piano,
con el intimo vibrar de las cuerdas,
cuando las teclas suenan,
el piano sueña que tiene un alma.

Mientras en cafetines fluye
el vocabulario lunfardo,
cotidiano y contemporáneo.
Las luces tenues en el interior del bar,
van anunciando atardeceres,
cargados de recuerdos.

Un viejo farol de esquina,
ilumina los pasos,
que van regresando 
sobre las huellas del dialogo,
cuando la ciudad duerme
o aun tiene insomnio.

CAPÍTULO II: 
"CAFETINES Y BODEGONES"



BAR BRITÁNICO

En la calle Brasil entre sus adoquines se juntan
las vías del tranvía de la calle Defensa,
que guían el sendero nocturno
hasta la puerta del Bar Britanico.
Si hasta la estatua de Pedro de Mendoza,
antes que cruzara la calle,
se desayuno de mi intención.

Me pierdo de la vista de la estatua al ingresar al bar,
refugio de tostados y de charlas junto al pocillo,
defensa de la tranquilidad.
Madrugadas del bar abierto
en la esquina de Defensa y Brasil,
cuando la ciudad duerme o aun tiene insomnio.


CAFÉ BAR ESQUINA SAN JUAN

Bar platense con vestigios de farmacia,
recuerdos frescos de la Plaza San Martin,
en el bar de la esquina de calle 7 y 55.

Bar notable de la ciudad de La Plata,
el diario y la armonía de los sonidos.
Junto al café doble y el tostado,
libros de Sabato, Girondo y Galeano.

Escenografía donde se renueva el dialogo,
entre anaqueles de madera con botellas y sifones,
junto a añejas fotografías con la arquitectura
de la ciudad de los tilos.

Vieja patente de La Plata en la barra,
dándole la espalda al espejo.
Las luces tenues en el interior del bar,
van anunciando el atardecer.

Mientras pasa el 275,
el viejo farol de la esquina,
ilumina los pasos que van regresando
sobre las huellas y la ambrosía del dialogo del café.



BAR PEHUEN

En una noche en el lugar nocturno
de San Clemente del tuyú se narro
que fue alguna vez el primer lugar
del viaje de varias almas.

Recuerdo ancestral de La Luna,
fuegos que surgen de los vidrios,
Enredadera con alma fuerte,
las alas blancas
de Norberto y Luis Alberto
vuelan por el bar.
La voz de Carloncho 
resuena detrás de la barra.

Morada nocturna de Pehuén,
templo sanclementino de calle 18,
resonancias de guitarra y bandoneón,
desde el 2.001 d. C.
Bar donde las almas
se acodan en la barra,
que pasan a sedentarizarse,
a ser nómades,
instantes posteriores al amanecer.



BAR EL NÀUTICO

Fundado en 2012
en las arenas martuyenses,
parido cultural antes de nacer,
sobre la calle 68, en el paseo de los inmigrantes.

Bar El Náutico donde parroquianos y arte,
forman la arquitectura de este solar.
Donde las artes plásticas,
junto a las prosas silenciosas se sientan en una mesa,
cuando concluye la jornada laboral.

Donde habita la literatura junto al folklore y el tango.
Donde Don Alberto en charlas de café,
convierte la tarde en noche...
y donde este bar es lugar de encuentro
de las artes con jornadas cotidianas
en la capital del Partido de La Costa.



LA ENSEÑA DE LAS TRES RANAS

En la diagonal 78 platense
regresarían las tres ranas.
Ya hacía más de 400 años,
que habían dejado la antigua Florencia
de Leonardo Da Vinci.

La nueva metamorfosis de las ranas,
había tenido su lugar en la ciudad de La Plata,
en el que las tres ranas no regresan solas:
venían acompañada por la Gioconda en una de sus mesas,
junto a discos de vinilo y cuerdas de guitarras,

Las ranas volvieron...
camufladas por senderos pictóricos,
regresarían debajo de las botellas de vino
que flotan en el techo,
en ese sitio ni las jarras pingüinos
se salvaron de su regreso.



A LA RIOJANA
(EL BODEGÓN MARTUYENSE) 

Bodegón martuyense,
con alma de templo del ayer.
Donde habitan los años,
con el mero ingreso,
a esta esquina de Calle 74 y 1,
se siente que La Riojana tiene alma,
junto a los vestigios de antaño.

Cualquier reincidente se vuelve habitué, 
de este bodegón y museo,
donde manya el tiempo.
Con tan solo abrir la puerta,
es entrarse al pasado,
es ingresar a épocas lejanas. 
Con la amabilidad,
cuando suena un vinilo en el tocadiscos,
de tangos con frituras,
entre voces noveles y conversación de amistad.

Añoranza de oir cantar guitarras,
en el clima de este solar.
Y a vos parroquiano,
que te adentraste en estos portales,
que con nostalgia reviviste
a los recuerdos de los objetos,
que aquí siempre pernoctan, duermen y amanecen,
aguardando atentos a contar sus historias...
que son las tuyas.



BAR EL FARO  (MITOLOGÍA FAROLERA)

Cuentan los mitos, dicen...
dicen por ahí que en la
ciudad de Buenos Aires,
al laberinto de la isla de Creta
lo encajaron en Parque Chas.

Dicen que los hilos de Ariadna
para salir del laberinto del Parque Chas,
es Bejamin Victorica,
las calles sin nombres de ciudad,
los bondis que pasan por avenida de los incas
o por Constituyentes.

Esta además, el Bar El Faro,
fundado en 1931…
ilumina este café de Buenos Aires,
desde la esquina de Constituyentes y Pampa.



BODEGÓN EL DESTINO

En el Ferrocarril Del Sur,
entre La Plata y Constitución,
existe una estación de tren
que muchos ignoran,
pero que sin embargo,
algunos ya la encontraron.

Una estación que no figura
en la red ferroviaria,
pero que existe antes de ella.
Estación fundada en la segunda mitad del siglo XIX,
es una estación ubicada en el camino
entre Quilmes Y Ezpeleta: 
Estación "El Destino", 
bodegón, despacho de bebidas y almacén.

Arquitectura del siglo XIX en el siglo XXI. 
Esquina de pueblo en la jeta de la ciudad,
picada de bodegón, vino y sifón,
menú del pizarrón, música en vinilo,
tangos y recaladas, que unen el último
y el primer tren de cada jornada.

Nuevamente reincido
otra noche más en el bodegón,
reincidente en El Destino,
si hasta en la antigua Grecia, 
ni los dioses podían evitar el destino.

En esta ciudad cervecera y del mate,
la del desarraigo de los Kilmes,
desde los valles Calchaquíes
al Rio de la Plata.

La del paso de los ingleses...
a la derrota en 1806,
suceso inevitable,
como El Destino
ubicado en Quilmes Oeste...
en la esquina de Centenario y Sarratea.


CAPÍTULO III:
"LOS BARRIOS"





NUEVA POMPEYA NOCTURNA

Recorrido nocturno desde el camino de los huesos
a los corrales viejos.
Hacia el Paso de Burgos
las cuatros agujas de la torre
de la avenida Saenz.

Desde los bares de la estación de Pompeya
hasta el Puente Alsina,
“Colegio del reaje”,
en los versos lunfardos de Carlos De La Púa.

Puente Alsina, cuna del reaje,
sin fecha de vencimiento.
Desde las vías del tren hasta el Riachuelo,
los ojos nocturnos están despiertos.



BARRIO DE BOEDO

Boedo, barrio de tango, murga y San Lorenzo.
La esquina de San Juan y Boedo,
y todo el cielo en la pluma de Manzi...
del escritor sanlorencista Osvaldo Soriano.

Boedo el de los carnavales de la avenida La Plata,
Boedo, de los aromas de los cafetines:
  “San Lorenzo”,"Dante" y "El Modelo".
Tierra de los matadores, camboyanos
carasucias, cuervos, Lorenzo Massa.

Los Chiflados de Boedo...
y los muralistas del Grupo Artistico Boedo
saliendo del subte de la linea E.

Me voy pa ´San Juan y Boedo,
vuelvo a la Avenida La Plata entre Inclan y Las Casas, 
como manifestara dijo Osvaldo Soriano:
"uno siempre anda buscando los orígenes: nuestra identidad"



PERIPLO POR TRES DE FEBRERO

El tren me llevo hasta la estación de Ciudadela,
descendí por el túnel peatonal por debajo de la vía,
allí murales del pasado del barrio, contaban sus historias.

Fue entonces, que vinieron a mi mente,
personajes ilustres que caminaron por estas calles,
como la piba que recién bajaba de la línea 96…
como la del vecino laburante a la capital.

Recordé que se trataba
de la Ciudadela natal de Alfredo Alcón,
la de un Tevez de potrero del Fuerte Apache
a los laureles del oro olímpico ateniense.

Los pasos me llevaron hasta Reconquista y General Paz,
para tomarme el 343 de Ciudadela a Caseros,
a las calles de Caseros narradas por el Negro Dolina…
y las melodías del rock de Tanguito.

A la espera en la estación de Caseros,
me dirigí en tren hasta Santos Lugares,
la última morada del rojense Ernesto Sabato.
Alli me puse a imaginar el antiguo paisaje
de las lomas del palomar, loma hermosa,
lomadas del arroyo Maldonado en el ayer,
que hoy surca en la Juan B. Justo, el 166.



MADERA Y CUERO

Los tumbeiros, barcos con esclavos negros,
que se van alejando de la costa angoleña africana,
que ni el grillete, ni las cadenas,
detengan a la lengua kiluba africana
en los barcos negreros, tristes melodías de madera y cuero.
Que en el Rio de la Plata, se escuchan tambores
templados por el fuego, en los tangós, sitios de reunión y baile,
en Monserrat y en San Pedro Telmo,
Repiquetean los morenos, por las calles de Barrio Sur
y Palermo de Montevideo.

Adoquines que resuenan por los tangós,
adoquines que resuenan por los tambores.
En las llamadas, las comparsas de candombe,
los gramilleros reavivan las lonjas.
Los cuerpos danzan al compás
de los sonidos de los tambores,
como un antiguo rito, gozando de alegría de alegría los morenos,
en las llamadas de candombe en Montevideo.


CAPÍTULO IV:
"LOS PUEBLOS"




PUEBLO DE GENERAL LAVALLE

General Lavalle,
por los pagos del Tuyú
en el territorio bonaerense,
extremo sur del Rio de la Plata,
en la boca de Ajó te nombra la historia.

Desde la Bahía Samborombón hasta la laguna Salada Grande.
Desde el Paraje Las Chacras hasta Pavón.
Desde la Estancia Los Ingleses hasta Las Tijeras.
Desde los campos ganaderos y tortas negras,
hasta las redes en las manos del pescador.

Desde los versos de Santos Vega,
donde el viento devuelve su canto.
Donde en el autódromo Luis Rubén Di Palma,
ruge el Turismo Carretera en Pavón.

Sos las guitarras en los boliches,
ramos generales, festivales y pulperías
donde el folclore se hace canción.
Desde tus montes, cangrejales hasta la Ría de Ajó.

Desde tu fundación en 1864,
con el nombre de Partido de Ajó,
cuanta historia ha pasado por tus pagos,
como el canto del payador.
Como las campanadas de La Merced
y la plaza Juan Galo de Lavalle.

Donde la arquitectura neocolonial
de los edificios de tu pueblo,
narra tu pasado y es testigo de tu gente,
tradiciones fuertes como los guantes de Aguirrezabala,
como los saladeros de Pedro Luro y los mataderos,
como el Popular General Lavalle en cada gol.

Paredes en las manos de Don José Thomas Pereira,
que fueron construyendo a la temporalidad.
Museo histórico regional viviente
en la memoria de Lulo Gasparri.
Talas, espinillos, venado de las pampas,
en el primer Parque Nacional de la provincia.
Por tu memoria lavallense,
la galera de Dávila surca los caminos del tiempo,
junto a la epopeya de tu puerto,
Tu pueblo es el crisol de gringos, tanos,
españoles, vascos y criollos.

Sos la tierra ancestral querandí.
Donde en la ruta provincial 11, el sol atardece,
sos humedales y canales donde reposa la luna,
cuando el barco “El Pillito” silencioso,
recostado en las orillas de tu puerto,
aun narra sus historias y viajes,
del mar al pueblo de General Lavalle.

Sos jineteadas de bastos y encimeras,
entreveros de tropilla y flores del pago.
Sos ciento cincuenta años vivientes,
que anudan el ayer con el hoy.                              

                                                  
PAISAJES SANCLEMENTINOS

Paisajes sanclementinos,
Caminantes y mates en el Vivero Cosme Argerich,
bitácora entre eucaliptus.
De lisas asadas en el puerto al medio día.
De redes de corvinas negras
en los pescadores artesanales,
peregrinadores entre rias.

La del Faro de San Antonio desde el siglo XIX,
contemplado la Bahía Samborombon,
cuando el sol atardece en un horizonte de agua.
Ventana al mar debajo del muelle,
Rio de la Plata haciéndose inmortal en tus orillas,
Desde Playa Grande y El Tala,
Barrios Juan XXIII, Itati y San Martin
Zona Norte, Puerto y Brunacci,
Barrios que forman el mapa urbano,
Que en forma de barco, navega rumbo norte.

Tapera de López y Punta Rasa,
Laberinto que en calles semicirculares,
pronuncia el viento,
que sos la puerta del mar argentino...
de ese mar en su inmensidad.



DIARIO DE VIAJE EN TREN
AL CABO CORRIENTES

15:40 hs.
El inicio fueron imágenes visuales,
en la estación de Constitución,
como una portada a este relato,
me dirigía en tren hacia el Cabo Corrientes,
en este Septiembre del 2013,

17:00 hs.
Bocetos que llegando a Brandsen
persistía aún el Buenos Aires cosmopolita,
como si la frontera se desdibujara.
Recordaba a los trenes urbanos,
que acompañaban a este tren,
como si fueran gaviotas
que no se alejan del puerto.

18:00 hs.
Hacia tiempo que ya no se acompañaban dos vías,
solo quedaba una sola en la inmensidad.

19:00hs.
Mientras el sol iba cargando de recuerdos al atardecer,
los montes que escuchaban el paso del tren
se sumergían en el silencio,
en el reencuentro de ellos mismos.

20:00 hs.
El tren se detiene en una estación,
Las campanadas de ella,
dan el inicio al viaje en la noche
y el dialogo interno con los momentos del pasado.

22:00 hs.
El azul ultramar oscuro pinta el cielo.
Las estrellas son las protagonistas
de la inmensidad nocturna,
en el prefacio del sueño desvelado
por las pupilas de las luces marplatenses.





























INTROSPECCIONES ENTRE CAFETINES
Pablo A. Alonso
2015

No hay comentarios: